RECETA DE MUSAKA GRIEGA

musaka-griega

 

La musaka griega es un plato muy conocido en la cocina internacional, aunque parece ser que su origen es árabe, hay distintas versiones según la zona. Es un plato muy fácil de hacer, aunque su elaboración es un poco larga. Para la siguiente receta las cantidades son para 4 personas aproximadamente.

INGREDIENTES PARA LA ELABORACIÓN DE LA MUSAKA

  • 3 berenjenas
  • 1 cebolla grande
  • 2 dientes de ajo
  • 500 gramos de tomate maduro (o lata de tomate triturado)
  • 600 gramos de carne picada ternera o cerdo (a gusto personal)
  • Vermú rojo
  • Sal y pimienta
  • Especias (Romero, Tomillo, albahaca)

INGREDIENTES PARA LA ELABORACIÓN DE LA BECHAMEL

  • Leche
  • Mantequilla
  • Harina
  • Nuez moscada y canela.

PREPARACIÓN DE LA MUSAKA

1º Cortar la berenjena en rodajas de aproximadamente medio centímetro. Cortarla como más cómodo o sea, no va a influir en la receta de la musaka.

2º Una vez que tenemos la berenjena cortada, es muy importante “bañarla” en sal. Para esto en un recipiente vamos colocando en capas las rodajas cubriendo bien de sal. Con esto lo que conseguimos es quitarle toda el agua a la berenjena. Esto lo podemos tener durante aproximadamente media hora, o mientras hagamos el siguiente paso.

3º Lavamos los tomates, les quitamos el tallo y los pelamos. A la batidora para triturarlos. Sino comprar ya preparado el tomate triturado, aunque siempre es mejor la primera opción, la salsa va a estar más rica.

4º Pelamos las cebollas y los ajos. En una sartén amplia, con un par de cucharadas de aceite de oliva extra-virgen, echar la cebolla cortada al gusto y los ajos. A fuego lento vamos pochando la cebolla. Cuando esté al gusto echamos la carne picada y con una cuchara de madera vamos abriendo la carne y separándola para que se cocine de forma homogénea. Ahora cuando tengamos la carne picada ya con un buen color vertimos un chorrito de vermú (es un truco personal, sino con un poco de vino dulce de toda la vida). Con la cuchara de madera seguimos moviendo un poco la carne mientras reduce el alcohol. Vertimos el tomate triturado en la sartén, un poco de romero, de albahaca, tomillo, la sal y la pimienta. Dejamos a fuego lento, removiendo de vez en cuando que vaya espesando y reduciendo un poco la salsa.

5º lavamos con abundante agua las berenjenas para quitarles toda la sal, y las secamos con papel de cocina absorbente.

6º mientras tenemos la sartén de la carne y la salsa a fuego bajo vamos a ir salteando la berenjena. En una sartén y con una gotita de aceite ir salteando vuelta y vuelta la berenjena. Importante no echar mucho aceite porque la berenjena lo va a absorber y puede quedar aceitosa. Si vemos que la sartén se va quedando sin aceite ir echando de poco en poco. En este paso no es necesario hacer del todo la berenjena porque después irá al horno. Un vuelta y vuelta, para que quede un poco dorada y perfecto.

7º Cuando tengamos listo el salteado de la berenjena, más o menos al mismo tiempo tendremos la carne y la salsa en su punto. Separamos y reservamos ambas cosas.

8º En una cacerola pequeña cogemos una nuez de mantequilla y la derretimos de forma que cubra la base. Echamos dos cucharadas de harina y la cocinamos un poco con una varilla para quitarle el sabor. A fuego medio, vamos añadiendo de poco en poco la leche (lo mejor es apartar la leche con anterioridad para que se vaya templando con la temperatura ambiente) sin dejar de remover con la varilla. Cuando la bechamel de la musaka tenga la textura que deseamos echamos la nuez moscada y la canela, removemos un poco más y separamos.

9º Por último, pintamos toda la base con aceite de oliva extra virgen o mantequilla la base de un recipiente para horno. Ahora solo queda montar la musaka, como ya sabréis va por capas. Ponemos una capa de rodajas de berenjenas de base, echamos la carne picada y tapamos con la berenjena. (nota: la cantidad de capas va a depender del tamaño de vuestra fuente) sobre la última capa echamos queso rallado y cubrimos con la bechamel. Introducimos al horno, ya precalentado, a 180 grados durante 30-40 minutos.

¡Y listo! Ya solo queda esperar a que se haga. Un poco laborioso, pero creerme que vuestros invitados lo van a agradecer, está riquísima esta musaka. Además como podéis ver es una receta que se va haciendo por fases, podemos tener todo listo y reservado y cuando se acerque la hora de la cena, solo tenemos que hacer las capas y meter al horno, así no tendréis problemas con los tiempos. Y como consejo, utilizar una carne picada en el día y de calidad, vais a notar la diferencia.

This entry was posted on January 1, 2016, in Cocina. Bookmark the permalink.