Cómo se recupera un deportista de la rotura de ligamento cruzado

Un dolor intenso en la rodilla, dificultad para apoyar tu pierna o un chasquido intenso puede indicar una rotura de ligamento cruzado. Si buscas una buena clínica de fisioterapia te aseguro que en este link, la encontrarás, y podrás comenzar tu proceso de recuperación que es un proceso que será bastante largo.

En todos los casos, es indispensable tener en cuenta que, existen algunos cuidados básicos durante las primeras semanas, y de esto va este post. Así que, te invito a que sigas leyendo para que conozcas más respecto a este tipo de lesión.

¿Cómo debe ser el proceso de recuperación?

La recuperación mínima de una rotura del ligamento cruzado suele ser de cuatro a seis meses luego de la intervención quirúrgica. Las pautas de recuperación deben ser estrictas especialmente durante las primeras cuatro semanas, en las cuales se deben seguir los procedimientos que te mencionaré:

Primera semana

En esta semana es básico tener unos cuidados especiales para que tengas una recuperación más rápida. En esta semana, se requiere de mucho reposo, así como la elevación de la zona, compresión y debes poner hielo.

Fuera de eso, en la primera semana no debes hacer ningún tipo de esfuerzo sobre tu rodilla para evitar más lesiones.

Segunda semana

En la segunda semana, se debe continuar como en la primera, la aplicación de hielo se hará por lo menos 3 veces al día. Además, se pueden comenzar a realizar ejercicios de flexión de las rodillas, y masajes drenantes, los cuales servirán para reducir la inflamación de la rodilla.

Tercera semana

En esta etapa el deportista podrá comenzar a movilizar la rótula, y realizar ejercicios de flexión de la rodilla hasta el umbral del dolor. En este punto, ya se recomienda comenzar con ejercicios de natación, y comenzar a reeducar la marcha.

Cuarta semana

En este punto, la recuperación ya va mucho más adelantada, y es momento para que se comience con el entrenamiento propioceptivo y de equilibrio. También es bueno hacer ejercicios para potenciar la fuerza de la pierna, así como con ejercicios pasivos de flexión de la rodilla.

Por otra parte, durante la cuarta semana el deportista puede iniciar el trabajo con la bicicleta, para comenzar a fortalecer nuevamente las piernas.

Del primer mes al final de la recuperación

En este punto se entra en una fase de realización de ejercicios propioceptivos, la cual es básica si se quiere conseguir una recuperación completa más rápida. En este punto la rodilla debe ser forzada hasta el punto en el que el deportista pueda dar, para que se pueda llegar a los movimientos habituales.

Es importante tener en cuenta que se debe manejar tanto la flexión como la extensión, y realizar ejercicios de fortalecimiento para la musculatura anterior y posterior. En estos meses se debe ir aumentando progresivamente la intensidad de las actividades deportivas que normalmente se realizan.

Estos son los puntos básicos a tener en cuenta para la recuperación de una lesión del ligamento cruzado de la rodilla de manera efectiva.

This entry was posted on October 16, 2019, in Salud. Bookmark the permalink.