Vivir en el campo, beneficios que aporta a tu salud

En los últimos años hemos visto como cada vez han sido más las personas que han decidido abandonar el centro de las ciudades y comenzar una nueva vida en las afueras, más concretamente en el campo. Las razones por las que esto se ha producido son muchas, pero hay que destacar dos por encima del resto: el ahorro económico que supone vivir en el campo y los innumerables beneficios que ofrece a la salud.

Y es que si hasta hace unos años la tendencia marcaba que lo habitual era que las personas que vivían en el campo, deseaban mudarse al centro de las ciudades, ahora parece que esto ha cambiado y que son los que viven en las ciudades los que quieren mudarse al campo.

Como ya hemos dicho, la principal razón es el ahorro económico, y es que tal y como hemos podido comprobar tras echar un vistazo a una web especializada en la venta de chalets de bancos embargados, el precio de una vivienda en el campo es mucho más barato que el de la ciudad. Y como segunda razón, entran los beneficios saludables que aporta la vida campestre. Toma nota, aquí te los contamos:

Respirar aire puro

En el campo respirarás aire puro, algo que cada vez es más complicado en el centro de las ciudades. Y es que en cualquier ciudad, independientemente de su tamaño, el nivel de polución o contaminación es muy superior al que te puedas encontrar en cualquier municipio campestre situado a las afueras.

Esto hace que en la ciudad, el aire que respiras cada día no sea precisamente puro, de hecho, en grandes ciudades como Madrid, Barcelona o Valencia, los niveles de contaminación del aire han superado sus límites en los últimos meses.

Por ello, el poder escapar de esa contaminación y respirar aire puro cada día al despertarse es otra de las razones por las que mucha gente comienza a valorar la posibilidad de mudarse al campo.

Se acabaron las prisas

Cuando vives en la ciudad, es habitual vivir con prisas, independientemente de lo que tengas pensado hacer. Perder el autobús o el metro, llegar tarde al trabajo por los enormes atascos o encontrarte a un conocido en el momento menos oportuno son algunos de los aspectos que hacen que cambie tu planificación y tengas que aumentar tu ritmo, llegando incluso a asfixiarte en algunos casos.

Mayor descanso

Es un hecho que las personas que viven en el campo descansan más y mejor que las que lo hacen en el campo. En las ciudades el ritmo nunca para y es complicado disfrutar de un rato sin ruido, algo que no ocurre en el campo, que es complicado encontrar un ruido que pueda molestarte o interceder en tu descanso, más allá que el canto de los pájaros o el sonido de un grillo.

Ya sabes cuáles son algunos de los beneficios de vivir en el campo. Ahora la pelota está en tu tejado, y debes ser tú quien decida si te quedas en la ciudad o te vas a las afueras.